¡Marchando una de Lemon Pie -leche limpiadora/desmaquillante-!

El primer paso para lucir una piel luminosa y bonita es tener una rutina adecuada de limpieza, que no sólo retirará lo que «está de más» sino que preparará nuestra piel para la absorbción de principios activos (cremas hidratantes, serums, mascarillas, etc…)  Así, la higiene facial resulta imprescindible, incluso para las que habitualmente no nos maquillamos pero vivimos en una ciudad con altos índices de contaminación. La piel no sólo es una pantalla de protección que recibe las agresiones del exterior (contaminación, frío, viento, etc…), sino que es un vehículo de nuestro cuerpo la liberar toxinas internas. Pero nos surge la duda, ¿qué es mejor? ¿utilizar jabón? ¿leche limpiadora-desmaquillante? ¿agua micelar?. La respuesta te la dará tu cuerpo:tipo de piel, ph,  dureza del agua, , etc…

Respecto del jabón, su efecto limpiador  se debe a la emulsión con la suciedad por la eliminación de la tensión superficial entre el agua y las sustancias insolubles en agua. Su uso para una zona tan delicada como el rostro de forma continuada puede dañar la película hidrolipídica  y resecar la superficie de la piel al extraer lípidos, alterando también su pH. Concretamente yo tengo la piel mixta y el agua de Barcelona es mas dura que el cuarzo, a si que cuando la limpio con agua y jabón me salen mas escamas que a un pez.

Bajo mi experiencia, creo que la leche limpiadora (una emulsión de aceites -en baja proporción- con acabado acuoso -decocción de agua mineral y plantas-) cumple con todas las exigencias que podamos pedir en una adecuada higiene facial. La recomiendo para todo tipo de pieles, aunque se aconsejan especialmente en caso de pieles irritadas y secas (la piel grasa deberá prestar más atención a qué tipo de aceites la componen, optando por una que se adecúe a sus necesidades). La leche limpiadora limpia aficazmente la piel de una forma suave y fresca, manteniendo su elasticidad gracias a los humectantes que la componen. Se aplica mediante masajes circulares sobre el rostro y se retira con ayuda de un disco de algodón suavemente. Acto seguido aplicaremos una loción tónica, que  eliminará cualquier sensación «grasa» que pudiera quedar, dejando el poro limpio. Su pH deberá de ser de 5.5.

A continuación os presento mi nueva creación LEMON PIE

LEMON PIE

La he titulado así por el uso de aceite esencial de limón, que le da un ligero toque fresco y ácido, a la vez que nos aporta propiedades antioxidantes, antibacterianas (especialmente para pieles mixtas a grasas) y mantiene la juventud de los tejidos. A ello se añaden las propiedades del aceite de oliva (antioxidante y calmante) recomendado para pieles irritadas y sensibles, de coco y de pepitas de uva. El poder limpiador y reparador nos lo aporta la alantoína, que elimina las células muertas y suciedad, a la vez que estimula la regeneración de la piel y mejora la capacidad de nuestra piel de retener el agua. La hemos enriquecido además con vitamina E y hemos utilizado Cosgard® como conservante.

❤ ¿Os gusta? no dudeis en comentar ❤

Anuncios

¿Qué te inspira? compártelo

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s